Una auténtica guerra de los simios. Un equipo de investigadores alemanes ha observado por primera vez ataques letales de chimpancés contra gorilas en estado salvaje. Los científicos creen que este insólito comportamiento puede deberse a la competencia por los alimentos provocada por la disminución de la productividad de la selva tropical a causa del cambio climático.Los chimpancés son comunes en África Oriental y Central y viven con gorilas en algunas áreas como el Parque Nacional Loango en Gabón. Allí, Tobias Deschner, primatólogo del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva, y Simone Pika, bióloga cognitiva de la Universidad de Osnabrück, observan el comportamiento de un grupo de 45 chimpancés. En concreto, analizan cómo se compone el clan, sus relaciones sociales, las interacciones con grupos vecinos, las técnicas de caza, el uso de herramientas y las habilidades comunicativas.«Hasta ahora, las interacciones entre chimpancés y gorilas se han considerado relativamente relajadas», dice Pika en un comunicado. «Hemos observado con regularidad que ambas especies interactúan pacíficamente en los árboles en busca de alimento. Nuestros colegas del Congo incluso presenciaron interacciones divertidas entre los dos grandes simios», añade. Nunca se habían documentado encuentros letales. «Nuestras observaciones proporcionan la primera evidencia de que la presencia de chimpancés puede tener un impacto letal en los gorilas. Ahora queremos investigar los factores que desencadenan estas interacciones sorprendentemente agresivas» cuenta Deschner.Doble infanticidioLa primera observación de un ataque se produjo en 2019. «Al principio, solo escuchamos gritos de chimpancés y pensamos que estábamos observando un encuentro típico entre individuos de comunidades vecinas. Pero luego, oímos golpes de pecho, una exhibición característica de los gorilas, y nos dimos cuenta de que los chimpancés se habían encontrado con un grupo de cinco gorilas», recuerda Lara M. Southern, autora principal del estudio.En los encuentros, que duraron 52 y 79 minutos, los chimpancés formaron coaliciones y atacaron a los gorilas. Los dos lomos plateados de ambos grupos y las hembras adultas se defendieron a sí mismos y a sus crías. Tanto los machos como varias hembras adultas escaparon, pero dos bebés gorila fueron separados de sus madres y murieron a manos de los chimpancés.Los autores de Osnabrück y Leipzig sugieren varias explicaciones para la violencia entre especies observada, incluida la caza y la competencia alimentaria. «Podría ser que el hecho de que los chimpancés, los gorilas y los elefantes compartan los recursos alimentarios en el Parque Nacional de Loango provoque un aumento de la competencia y, a veces, incluso interacciones letales entre las dos especies de grandes simios», señala Deschner. El aumento de la competencia alimentaria también puede deberse al fenómeno más reciente del cambio climático y a un colapso en la disponibilidad de frutas, como se observa en otros bosques tropicales de Gabón. «Solo estamos al principio para comprender los efectos de la competencia en las interacciones entre las dos especies de grandes simios en Loango», reconoce Pika. «Nuestro estudio muestra que todavía hay mucho por explorar y descubrir sobre nuestros parientes vivos más cercanos», afirma.