Entre la medalla de oro conseguida por la pareja de pelotaris José Amézola y Francisco Villota en los Juegos Olímpicos de París en 1900 y la de bronce lograda por Carlos Coloma en bicicleta de nmontaña en la última cita olímpica de Río de Janeiro en 2016, los deportistas españoles han conseguido 150 medallas en los Juegos de verano, que serían 151 según la estadística delComité Olímpico Español al sumar la plata lograda por Pedro Pidal en París y que le fue retirada en 2004. Pero contando solo las contabilizadas por el COI, España suma 45 medallas de oro, 64 de plata y 41 de bronce en sus 23 participaciones.El deportista español más laureado es David Cal, con cinco medallas, mientras que suman cuatro el exciclista Joan Llaneras, la nadadora de sincronizada Andrea Fuentes, la tenista Arantxa Sánchez Vicario, el piragüista Saúl Craviotto y la nadadora Mireia Belmonte. Estos dos últimos, que serán en Tokio los abanderados de la delegación española, esperan alcanzar en la cita de Japón el récord del canoísta gallego.Y en cuanto a las disciplinas, la vela es el deporte que más éxitos le ha dado a España, con 19 medallas, seguida por el piragüismo, con 16; el ciclismo suma 15; el atletismo, 14 y el tenis, 12.La evolución de los éxitos del deporte español a lo largo de la historia olímpica viven un antes y nun después de los Juegos de Barcelona en 1992. El Plan de Ayuda al Deportista Olímpico, puesto en marcha en diciembre de 1988, transformó por completo el deporte en España. Y no solo en el medallero -antes de Barcelona solo había logrado 26 medallas- sino también en el número de deportistas clasificados y, sobre todo, en la participación femenina. Así, en la cita de Barcelona llegó la primera medallista olímpica con el oro de la judoka Miriam Blasco, que abrió un camino que continuaron otras 50 mujeres y que a buen seguro se ampliará en Tokio. Con ello, la historia del medallero español en los Juegos Olímpicos comenzó mucho antes.Sin Nadal ni Carolina Marín y gloriosas despedidas En la cita japonesa de 2020, que se celebra con un año de retraso, aunque conserva el nombre, y que se celebrarán sin público en los estadios, por la pandemia de coronavirus, España aspira a lograr más de una veintena de medallas y acercarse a los éxitos logrados en Barcelona 1992. El COE ha confirmado la presencia de 321 deportistas, con 184 hombres y 137 mujeres, que participarán en 29 de los 33 deportes en los que se competirá en Tokio. Solo en lucha, surf, béisbol y rugby no habrá representación española, que por primera vez es la primera potencia europea en competiciones por equipos.La delegación española presenta dos importantes bajas y que eran medallas casi segura, por las lesiones de Rafael Nadal y Carolina Marín. Y los Juegos serán la despedida segura de cuatro grandísimos deportistas que han hecho historia para nuestro país, como Raúl Entrerríos, en balonmano, Pau Gasol, en baloncesto, Javier Gómez Noya, en triatlón, y Alejandro Valverde, en ciclismo. Mireia Belmonte tomará parte en tres pruebas, aunque no defenderá la medalla de oro en 200 mariposa lograda en Río. Y Saúl Craviotto aspira a dos preseas, en K4 500 metros y en K1 200. Maialen Chourraut también aspira a repetir puesto en el podio y otras opciones claras son Ana Peleteiro, en triple salto; Orlando Ortega, en vallas; Lydia Valentín, en halterofilia; los karatecas -deporte que se estrena en Tokio- Damián Quintero y Sandra Sánchez.