El poder empresarial o político es un imán para el psicópata, sostiene este psicólogo. Y el problema es que sus rasgos patológicos se confunden a menudo con las virtudes del líder. Leer