El grupo naviero italiano Grimaldi ha entrado de lleno en el negocio del transporte de pasajeros y mercancías entre la Península y Baleares con la compra de activos a Naviera Armas, propietaria de Trasmediterránea. El grupo napolitano se convierte, con la operación formalizada esta semana, en sucesor de la compañía española en la ruta con estas islas. Adquiere barcos, terminales portuarias y licencias por un precio que las partes no han hecho público. “Grimaldi podrá ofrecer un servicio integral a sus clientes, manejar mejor su flota y optimizar el negocio”, explica la operación Miguel Pardo, director comercial de Trasmed GLE, una nueva filial del grupo napolitano que explotará las líneas recién adquiridas.

Seguir leyendo