La declaración del estado de alarma, que implicó un parón casi total de la actividad judicial no urgente, ha lastrado una situación, la de los juzgados españoles, que rozaba ya el colapso en algunas jurisdicciones. Según la memoria anual del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) que el órgano ha entregado al Rey y remitido al Congreso, la suspensión de los plazos procesales vigente entre el 14 de marzo y el 5 de junio ha convertido a 2020 en el año con menos asuntos ingresados en los juzgados desde, al menos, 1995.

Seguir leyendo